Mulan – Las Mejores Enseñanzas

Siempre debemos hacer frente a nuestros miedos

Esta película de Disney ya se ha convertido en todo un “clásico” dado que las enseñanzas que deja, especialmente para las mujeres, son abundantes. La película se estrenó en el año 1998 y narra la historia de una joven que decide no seguir los pasos tradicionales que se esperan de una mujer, tras ir con la casamentera para conseguir un marido (que era todo lo que se esperaba de una mujer para honrar a su familia) y tras un pequeño accidente, la casamentera le humilla diciéndole que “ella nunca será una honra para su familia”. Así, y tras su padre ser llamado a combatir contra el ejército de los hunos, Mulan se hará pasar por un hombre para poder ingresar al ejército y proteger a su padre.

Este clásico de Disney nos transporta a otra época y deja, como enseñanzas, muchos mensajes importantes que debemos rescatar. Veamos cuáles son estas enseñanzas que nos dejó la película Mulan.

8 Enseñanzas que nos deja la película Mulan

Siempre se puede romper con las tradiciones impuestas. Así como Mulan decidió que su destino no era casarse y quedar relegada a la sombra de un esposo, de igual modo esta bella película demuestra que a menudo no es incorrecto romper con tradiciones o estructuras impuestas. Dicho de otro modo, no siempre se debe hacer lo que se espera de nosotros.

Siempre hay que perseguir las propias convicciones. A menudo la lucha podrá ser difícil, pero si realmente te esfuerzas, podrás alcanzar lo que te propongas. Mulan se enlistó en el ejército para proteger a su padre y proteger sus tierras, algo que solamente se esperaba de los hombres. Sin embargo, ella demostró gran valentía hasta tal punto de ser ella quien derrota en primera instancia al ejército de los hunos.

Jamás subestimes a nadie. La valentía, el coraje y la fortaleza interior que demostró Mulan no eran acordes o apropiadas para una mujer. No obstante, ella demostró ser una guerrera digna de otorgarle una medalla de honor que luego llevó con orgullo a su familia.

Siempre debemos hacer frente a nuestros miedos. Siempre existirán situaciones, personas o acontecimientos que nos provoquen miedo, pero tal como hizo Mulan, debemos hacer frente a las situaciones y la fuerza nacerá y crecerá en nuestro interior.

El destino no está escrito: depende de ti. Así como Mulan rompió con su “destino de mujer que debía casarse”, del mismo modo, cada persona puede alcanzar todo aquello que se proponga si es capaz de tomar el control de su vida y de su propio destino.

Busca tu verdadera personalidad y no intentes ser alguien que no eres. Cada persona es única e irrepetible. Mulan no podía ser como todas las muchachas de su comunidad. Del mismo modo, cada persona tiene características que le distinguen de otras personas. Así como Mulan destacó en la batalla contra los hunos y demostró un valor único, cada persona tiene una fortaleza y personalidad que le caracteriza. Encontrar esa fortaleza no es tarea sencilla pero será la esencia que diferencie a una persona del resto.

No todas las flores florecen al mismo tiempo. Con esta metáfora de la que le habla su padre, le está queriendo decir que cada persona debe buscar su verdadero potencial hasta que florezca. Además le indica que cada persona tienen sus propios tiempos de crecimiento y que no debemos apresurar los tiempos de nadie.

La familia y/o los amigos siempre te protegerán. Así como sucede con Mulan y el pequeño dragón, los amigos y la familia siempre estará para protegernos de los peligros que acechan en una guerra (como en el caso del film) o en la vida en general.